Nuestra Misión es

Acoger a estudiantes de educación superior que no puedan financiar un alojamiento de calidad cercano a su lugar de estudio, en un ambiente familiar, tranquilo y con espacios de desarrollo integral.

Haga algo

Nuestra Obra

En Chile, como en muchos países en desarrollo, la inquietud fundamental respecto a la educación superior se relaciona con las posibilidades de ingresar a ella para los estudiantes provenientes de hogares vulnerables y las diferencias son aún mayores cuando los estudiantes provienen de regiones y no cuentan con redes sociales suficientes como para asegurar su estadía.


A esto se suman factores de vulnerabilidad afectiva, económica, social y cultural, que influye en la mayor parte de los casos en la postergación de los estudios, aquellos que son la única llave de estos jóvenes para abrirse un futuro fuera del círculo de la pobreza.


En marzo de 2008 abrimos nuestro primer Hogar Universitario Alberto Baraja, el cual recibe a estudiantes mujeres y en marzo de 2013 se abrió el Hogar San Francisco para estudiantes hombres. En estos años nuestra fundación ha crecido gracias al compromiso de nuestros socios y colaboradores, permitiéndonos desarrollar y mantener una administración exitosa para poder beneficiar a muchos estudiantes que han podido estudiar con total tranquilidad y acompañamiento, que a la fecha se ve reflejado en profesionales ya insertos en el medio laboral.


Actualmente son 15 los estudiantes becados, la mayoría cursan el primer y segundo año de carrera y no superan los 20 años. Ellos provienen de distintos lugares del país; 7 becadas de ciudades como Copiapó, Curicó, Alhué y Chillán y 8 becados de Arica, Los Andes, San Francisco de Mostazal, Linares, Codegua, Los Ángeles y Puerto Montt, una variada representación de nuestro país, generación de estudiantes que junto a sus familias agradecen la oportunidad que les damos de llevar a cabo los deseos de ser futuros profesionales con valores y al servicio de Chile en un ambiente familiar y de acompañamiento como es Fundación La Llave.


Los desafíos no paran, debemos mantener año a año los 2 hogares y trabajamos para poder abrir un tercer hogar, que nos permita acoger a más universitarios y así continuar con nuestra misión de dar más oportunidades.